Aventuras teatrales - Taller de creación escénica colectiva

                                                 Taller de creación escénica colectiva
Javier Montero y Marisa Lull



Nos vamos a embarcar en una aventura escénica en la que desarrollaremos de manera colectiva una obra original que al final del proceso presentaremos al público. El objetivo fundamental del Taller es explorar y desarrollar nuestro potencial creativo a través de la experimentación teatral.

Realizaremos un apasionante recorrido por las diferentes fases de la creación escénica, desde la escritura al movimiento, la interpretación y la puesta en escena, explorando sus aspectos más lúdicos e inspiradores.

Partiremos de nuestras propias experiencias, potenciando la experimentación y el enorme disfrute que produce la práctica artística, con el fin último de elaborar un proyecto original y enriquecer nuestra vida cotidiana.

Nuestro lugar de trabajo será la preciosa galería Travesía Cuatro en la Calle San Mateo. Esto nos permitirá mantener un diálogo creativo con un espacio estimulante y las artes visuales.

Proceso de Trabajo
Aventuras teatrales está estructurado alrededor de 2 líneas de trabajola escritura creativa y la interpretación. Durante el taller desarrollaremos metodologías específicas basadas en la combinación de las prácticas experimentales de las artes escénicas y visuales y el teatro participativo con las experiencias vitales de los participantes. Esto nos permitirá explorar múltiples aproximaciones desde los experimentos del Living Theatre a las prácticas del deviced theatre, aplicadas a nuestra práctica concreta.

La pieza creada será dialógica, coral y abierta, y será presentada al público al final del proceso.

Objetivos artísticos
. Fomentar la creatividad individual y colectiva, así como el enriquecimiento personal a través de la práctica estética.

. Desarrollar un trabajo que recorra múltiples disciplinas artísticas con el máximo rigor.

. Poner en marcha procesos y mecanismos de expresión y de juego con el lenguaje y con el cuerpo.

. Ganar en autoestima y confianza en uno mismo. Ser capaces de desarrollar y exponer puntos de vista e ideas propias.

. Para concluir, el proceso y resultado del trabajo desarrollado durante Aventuras teatrales buscará la máxima visibilidad e interacción social.

Información práctica
- Horario:
Lunes de 18:30 a 21:30 h.

- Total horas taller:
36 horas

- Fechas:
Marzo 6, 13, 20 (es festivo, recuperaremos otro día de la semana) y 27
Abril  3, 10 17 y 24
Mayo 8, 15 (es festivo, recuperaremos otro día de la semana), 22 y 29 (Muestra final)

- Lugar:
Galería de Arte Travesía Cuatro
Calle San Mateo 16
28004 Madrid

- Composición del grupo:
10/12 personas

- Precio:
95 € al mes.

- Más información:
Javier Montero y Marisa Lull
tel: 606 341 268 y 635 602 946
mail: antiliteratura@gmail.com y marisa@yomeexperimento.com



Bios
Javier Montero
Dramaturgo, director de artes escénicas, escritor y artista visual.

Imparte el Laboratorio de investigación y producción colectiva ‘La creatividad como espacio de conflicto’ en el Museo de Arte Reina Sofía (2016).
Su última obra escénica La secta de las vampiras se ha presentado en el Teatro del Barrio en junio y julio de 2016, así como en la Sala Kubik (Madrid) y Carme Teatre (Valencia).
Sus nuevos trabajos escénicos La colonia de vacaciones y She & The Jester están en fase de ensayos y se estrenarán en 2017.
Es autor y director de obras como El Teatro de Acción Violenta presenta El Ruido y la Furia (estrenada en el festival Escena Contemporánea), The paranormal anticapitalist society (estrenada en el Festival In-Presentables) o La muerte del Pop (estrenada en La casa Encendida).
También es autor y director de proyectos de creación colectiva y experimental de artes escénicas como La máquina del tiempo, con personas mayores de 65 años, La caja mágica, realizado con los alumnos de 5º de Primaria del Colegio Montserrat (Madrid), o La gaseosa de ácido eléctrico, con mujeres mayores de 60 años. Miembro del grupo de experimentación sonora Los Invisibles.
Dirige el programa de radio La Oveja Negra.
Ha publicado la novela Guerra Ambiental.
Comisario del festival Antiliteratura.

Imparte habitualmente talleres y cursos en espacios artísticos, universidades y teatros como el Museo Reina Sofía, Instituto Empresa, Teatro del Barrio y CA2M (Centro de Arte 2 de Mayo).

Más información:
Blog: http://redessecretas.blogspot.com.es

Marisa Lull
Directora escénica, actriz, coreógrafa, productora y docente.

Se ha formado y ha trabajado en artes escénicas en Madrid, Londres, Roma, Uganda y Nueva York donde funda su propia compañía The Lull Group con la que protagoniza y produce 4 obras de creación propia.
En Madrid abre la escuela de teatro y danza, Nueve y Medio Teatro en 2001 donde inicia el proyecto Yo Me Experimento www.marisalull.com  con el que realiza trabajos escénicos que involucran material biográfico, tratando temas como el Amor, la Belleza, La Amistad, el Miedo, la Incomunicación y el Medioambiente.
Desde 2011 codirige la compañía de teatro infantil afro-española Compañía Samadeni, con la que ha dirigido dos espectáculos Samabá Samadé, que ha participado en números festivales y ha girado por toda España, y Mali y Sayo que se estrenará en el Festival de Teatro de Sevilla en enero de 2017. www.culturalmandjani.com
En su último trabajo como actriz ha interpretado a Medea en la obra Medea Dark-Matter con la compañía griega Conxobanx en Madrid en el marco del festival Ellas Crean y en Atenas en la Michael Cacoyannis Foundation (2015)
Ha rodado varios documentales y cortos con el director Augusto Martínez Torres como actriz y bailarina. El último BN (Biblioteca Nacional) (2016).
Dirige la comparsa africana de la Cabalgata de Reyes de Madrid (2016).
Ha creado coreografías para el CDN, el Cine y la Televisión.



Javier Montero y Marisa Lull
tel: 606 341 268 y 635 602 946
mail: antiliteratura@gmail.com y marisa@yomeexperimento.com



La colonia de vacaciones - La máquina escénica

Hemos montado la compañía La máquina escénica y estamos preparando la obra La colonia de vacaciones.

La colonia de vacaciones desafía los sistemas de representación escénicos y amplía el imaginario político, en un juego que desborda los límites entre la comedia y el drama. La obra se divide en 3 actos con 16 escenas en los que se da cuerpo a un espacio donde se transgreden nuestras concepciones más arraigadas con un uso radical del sentido del humor. Los 3 cuerpos en escena rompen la idea de personaje desbordando las barreras entre individuos, así como nociones de género y de lo colectivo.

En La colonia de vacaciones el juego se convierte en un arma de creación de nuevas realidades, se pone en marcha el pensamiento-como-acción y la acción directa y el pasado cobra vida como desafío y construcción de nuestro presente. De este modo, los espectros revolucionarios enterrados en cunetas olvidadas se manifiestan para desafiar y agitar el marco ético de nuestra realidad cotidiana desde el delirio esquizo.

La trama que construye La colonia de vacaciones se convierte en un arma de destrucción/deconstrucción de las estructuras políticas que parecen configurarnos. El encierro y la salida, la implosión y la explosión, la multiplicación y desafío del ‘yo’ y de las identidades genéricas, la ironía y la sátira radical, abren un espacio de enormes posibilidades escénicas…



La máquina escénica somos:
Autor, dramaturgia y dirección: Javier Montero
Intérpretes / Performers: Belén Tulla, Ginette Lafit y Roberto Bezos
Iluminación: Luís García

















La normalidad como campo de batalla - Taller de escritura y nuevas dramaturgias

Imparto el Taller de escritura y nuevas dramaturgias 'La normalidad como campo de batalla' en sus niveles inicial y, tras el éxito de la edición anterior, avanzado en el Teatro del Barrio.







Entrevista sobre proyectos escénico colectivos en La aventura del saber (RTVE-2)

Me entrevistan sobre los proyectos de artes escénicas colectivos que he dirigido en La aventura del saber (RTVE-2). 

A partir del minuto 9.54. 

Hablo fundamentalmente de La máquina del tiempo La gaseosa de ácido eléctrico.





Entrevista en Radio Nacional

Entrevista en el programa 'Noches de Verano' de Radio Nacional sobre la obra escénica La secta de las vampiras, las presentaciones que hicimos en el Teatro del Barrio de la pieza y el proyecto La creatividad como espacio de conflicto que realizaré en el Museo Reina Sofía.

La actriz Luz Juanes hace una lectura de dos fragmentos de la obra durante el programa.


Desde el 0:56:18:






La creatividad como espacio de conflicto - Laboratorio/seminario en el Museo Reina Sofía

Voy a organizar el Laboratorio/Seminario 'La creatividad como espacio de conflicto' en el Museo Reina Sofía.

La idea es que sea un dispositivo de creación e investigación que, a partir de la crítica a la creatividad, la precarización y la mediación cultural, explore fracturas y líneas de ruptura que pueden trazarse desde la producción artística y cultural, así como nuevas formas de colectivización / sindicación desde la acción directa y el pensamiento como acción.


Tendrá lugar los lunes de 18.30 a 21.00 horas desde el 26 septiembre y 28 noviembre en el Edificio Sabatini.

Creo que va a ser un proyecto fascinante y el plazo de inscripción está abierto.

Toda la información y los textos de apoyo están colgados en la página web del Museo Reina Sofía.









Punto de fuga

Texto incluído en 'Glosario Imposible' editado por Hablarenarte

 1
Los proyectos de producción artística que colectivizan metodologías, herramientas, procesos, cuidados, saberes, prácticas y secretos han adquirido un especial protagonismo. Entre otras cosas, suponen un interesante desafío a las jerarquías tradicionales de producción artística y cultural desde múltiples ángulos, estimulan la creación de comunidades que operan de manera autónoma y pueden constituirse en un punto de fuga, un nuevo sindicalismo social, que desafíe la precariedad.

Vamos a comenzar con un breve viaje en el tiempo. Nos interesa trazar una cierta genealogía. Al final de los 70, la experimentación política y contracultural, llevada a cabo de manera colectiva con el objetivo de alcanzar la emancipación del Fordismo y de la subjetividad disciplinaria, era ya bastante difícil de distinguir de su absorción en un nuevo régimen. Las estrategias de subjetivación, de relación con el otro y de la producción cultural habían tomado una importancia esencial. Muchos de los precursores de las transformaciones de décadas anteriores se habían convertido en los protagonistas de un mundo fabricado por y para un capitalismo de nuevo estilo.

Las condiciones de vida y trabajo actuales nos remiten a la genealogía de los movimientos contraculturales desde la década de los 60. En el contexto del feminismo, el ecologismo, la izquierda radical, las lucha barriales y los movimientos autónomos de esos años, las prácticas disidentes de formas de vida alternativa y los deseos de cuerpos y relaciones diferentes, se buscaba alejarse de las condiciones de trabajo habituales en esos momentos y de sus medidas disciplinarias. La aceptación voluntaria de condiciones de empleo precarias respondía generalmente a la necesidad de superar la moderna división patriarcal entre reproducción y trabajo asalariado.

En los últimos años, sin embargo, son precisamente estas condiciones alternativas de vida y de trabajo las que han llegado a ser cada vez más utilizables económicamente como posibilidades de negocio, porque favorecen la flexibilización del mercado laboral exigida por los poderes financieros. De este modo, las prácticas y discursos de los movimientos sociales, políticos y culturales de las últimas décadas además de ser disidentes y antagonistas contra la normalización, son, en parte, absorbidos por el imaginario neoliberal de gobernabilidad.Se trata de un profundo proceso de comodificación y cooptación de la potencialidad cultural y artística. En Una Breve Historia del Capitalismo el filósofo norteamericano David Harvey habla abiertamente de cómo el capitalismo tardío despliega la cultura para comercializar las formas de resistencia y creatividad, para robarles su potencial revolucionario.2
  
Imagen del proyecto 'Vamos a Murcia a Enamorarnos' de Javier Montero
2
LA COMODIFICACIÓN DEL ARTISTA
Continúo con la digresión sobre la comodificación/precarización de la producción cultural y artística. En su interesante ensayo Unpredicable Outcomes / Unpredicitible Outcasts, la investigadora Marion von Osten sostiene que la figura del artista personifica la exitosa combinación de una diversidad ilimitada de ideas, creatividad a la carta y sofisticado auto-marketing, que es lo que hoy en día se le exige a cualquier persona que se precie en el mercado de trabajo. El artista parece ser el protagonista en esta nueva manera de entender la relación entre el trabajo y la vida, y, lo que es más importante en nuestro contexto, para mediarlo a audiencias más amplias.3

Esta mistificación de la figura del artista, cuyo modo de trabajo está basado en la auto-responsabilidad, la creatividad y la espontaneidad, es, como sabemos, la que hoy en día alimenta la narrativa del discurso sobre el trabajo. Desde la década pasada, en los programas sobre política de empleo en países como Holanda, Alemania y Gran Bretaña, que luego han sido adoptados en muchos otros países, el apoyo al parado depende de su capacidad de ser creativo, emprendedor, autónomo y en su disposición a conjugar de manera productiva el tiempo de trabajo y el de la vida.4

Imagen del proyecto 'La gaseosa de ácido eléctrico' de Javier Montero

 3
Aterrizamos en el aquí y ahora para ver cómo toman cuerpo estas transformaciones en la producción de subjetividades. Creo que era Mao Tse-tung quien decía que “nuestro campo batalla es el imaginario de las clases medias.” Aunque sea brevemente, es interesante destacar cómo el arte y la cultura contemporánea española se construyen como imaginarios de clase y género, desarrollados por agentes que generalmente pertenecen a estratos sociales muy determinados. Resulta endémica su tradicional falta de sensibilidad ante los conflictos sociales y políticos o ante la extrema precarización de las condiciones, materiales e inmateriales, de la producción.

En este contexto, es un hecho sintomático que la figura del artista se haya convertido en el modelo de precarización. El neoliberalismo busca la máxima flexibilización para que el trabajo sea barato y fácilmente explotable. El llamado trabajo autónomo sigue una serie de parámetros de empobrecimiento: la búsqueda de ocupaciones temporales sin derecho a baja médica, a cobrar paro o vacaciones pagadas; la ausencia de protección ante despidos improcedentes; la carencia de una mínima protección social. La línea divisoria ente el tiempo laborable y la vida se desvanece. Hay una acumulación de conocimientos durante las horas no pagadas que no es remunerada, pero que se exige de manera natural. La comunicación permanente en las redes es vital para poder sobrevivir… Pero estos parámetros se mantienen invisibilizados bajo el manto de la creatividad en el imaginario neoliberal de gobernabilidad. El arte es un interesante campo de pruebas y experimentación de subjetividades para el capitalismo, en él se generan desde modelos de precarización a múltiples procesos mercantiles especulativos.

No vamos a extendernos mucho con esto, pero desde su consolidación, la cultura del régimen de la transición se ha caracterizado por la ausencia de capacidad crítica, la asunción de los marcos conceptuales e institucionales y la falta de compromiso político y social. Según el neoliberalismo se ha consolidado como el ADN biopolítico del sistema, los espacios de producción artística y cultural han sido atravesados, parcelados, territorializados por fórmulas de mediación que suponen la introducción de la lógica del mercado, así como de dispositivos de control.

Una de las funciones de la cultura oficial, como comenta David Harvey en Una Breve Historia del Capitalismo, es la invisibilización de los procesos de precarización de las personas, las comunidades y los colectivos.5 En este sentido es interesante destacar como en las últimas décadas el sistema político español ha aplicado las políticas neoliberales en el espacio del arte y la cultura con una intensidad y un sesgo particular. Obsesionado con la estabilidad y con estabilizar, ha estructurado este territorio como un espacio mediado, normativizado, regulado, instrumentalizado, homogenizado. De hecho, ha utilizado todos los medios a su alcance para tratar de establecer una cultura hegemónica con el objetivo de producir subjetividades dóciles, despolitizadas, altamente consumistas. Y se las prometía felices hasta que estalló el 15M con sus practicas de colectivización de los procesos de construcción social, sus lógicas de desbordamiento y el desarrollo del pensamiento como acción. El pensamiento como acción

El uso que el sistema hace de la mediación es un problema clave en el terreno del arte y la cultura. La ha convertido en la fórmula para introducir y consolidar la lógica mercantil neoliberal y la consiguiente precarización de las condiciones de producción. En este contexto, la institucionalización de las prácticas colaborativas puede traer consigo su cooptación, despolitización, limitación de potencia estética y pérdida de la capacidad tanto de desbordamiento de los marcos conceptuales e institucionales como de generación de conflictos. Las fórmulas de mediación se han desarrollado para controlar y domesticar el potencial subversivo, transgresor o sencillamente crítico de la creación cultural y artística colectiva, así como la institucionalización jerárquica de sus prácticas.

No hablamos sólo de cooptación y comodificación, el proceso que estamos viendo va algo más lejos. Se trata de un conflicto de construcción de subjetividades o, para ser más precisas, vivimos en conflicto con la subjetivación capitalista que nos atraviesa.

Imagen del proyecto 'La caja mágica' de Javier Montero

 4
PUNTOS DE FUGA: EL SINDICATO SOCIAL
A la hora de hablar de proyectos colaborativos en los que se colectivizan las herramientas de producción partimos de la idea de que las relaciones intersubjetivas no son únicamente un fin en si mismas; sino que permiten explorar terrenos tan complejos como la naturaleza de los procesos pedagógicos, el papel de los afectos, la labor que juegan los sistemas de representación cultural y las instituciones, los protocolos de comportamiento, la construcción de los géneros, la implicación política y las potencialidades de las micro-políticas, las desigualdades y el sistema de clases, el narcisismo, el concepto de valor.
Y hablamos, claro, de precarización.

Un punto de fuga particularmente interesante para salir del laberinto y luchar contra las dinámicas precarizadoras es la reinvención de fórmulas sindicales. Y en este proceso juegan un papel esencial los procesos de colectivización de prácticas, herramientas, cuidados, saberes, metodologías, mediaciones. De aquí la importancia de que estos no sean cooptados, despolitizados, institucionalizados.

Necesitamos reinventar fórmulas del sindicalismo social para poder encarar el profundo deterioro de las condiciones de vida de la producción cultural, cuestionar a fondo la figura y posición jerárquica que ocupa la institución y el represente institucional y producir nuevas realidades. Necesitamos formulas sindicales abiertas que sean capaces de producir conflicto, que superen dicotomías y que articulen conocimiento. Fórmulas de sindicalismo social que tracen redes transversales con proyectos políticos antagonistas y con la multitud de fenómenos culturales vivos, hayan sido o no reconocidos como tales. Hablamos, en suma, de la construcción del sindicato de las productoras culturales precarizadas, que desarrolla el ‘pensamiento como acción’ en una lógica de desbordamiento del marco institucional, económico y artístico.

Sería interesante realizar una completa reorganización de lo que se supone que es la estructura de producción artística para eliminar la precariedad. Da un poco de pudor decirlo pero, tras haber reinventado la fórmula partido político para asaltar el poder institucional, se hace necesario reinventar el dispositivo sindical para alterar las condiciones, materiales e inmateriales, de producción cultural y artística. Y los procesos de colectivización de herramientas, metodologías, prácticas y proyectos, son parte esencial de ese nuevo sindicalismo social, reticular y autónomo que combate el proceso de precarización que sufrimos y produce nuevas realidades.
Uf.

 Imagen del proyecto 'La máquina del tiempo' de Javier Montero


Notas
1. Paolo Virno. A Grammar of the Multitude. (p. 101)
2. David Harvey. A Brief History of Neoliberalism.
3. Marion von Osten. Unpredicable Outcomes / Unpredicitible Outcasts.
Publicado en: http://eipcp.net/transversal/0207/vonosten/en
4. Claire Bishop. Artificial Hells. Participatory art and the politics of spectatorship. (pp. 13-18). “El Norte de Europa ha transformado el discurso de los 60 sobre participación, creatividad y comunidad; estos términos han dejado de tener una fuerza subversiva y antiautoritaria, sino que se han convertido en la claves de las políticas económicas post-industriales.” (p. 14)
5. David Harvey. A Brief History of Neoliberalism. (p.47)

Bibliografía
. Bishop, Claire. Artificial Hells. Participatory Art and the Politics of Spectatroship. Verso.
. Guattari, Féliz. Caosmosis. Ediciones Manantial. Argentina.
. Guattari, Féix y Rolnik, Suely. Micropolítica. Cartografías del deseo. Traficantes de Sueño.
. Harvey, David. Rebel Cities, From the Right to the City to the Urban Revolution. Verso.
. Negri, Toni. Movimientos en Imperio. Paidós.
. Raunig, Gerald, Ray, Gene y Wuggening, Ulf (eidtores). Critique of Creativity. Precarity, Subjectivity and Resistance in the ‘Creative Industries’. May Fly Books.
. Vercauteren, David, «Mouss» Crabbé, Olivier y Müller, Thierry. Micropolíticas de los grupos para una ecología de las prácticas colectivas. Traficantes de Sueño.
. Virno, Paolo. A Grammar of the Multitude. Semiotext(e) / Foreign AGents.